21 de março de 2017

Cartilha do Artesanato Competitivo

9 de março de 2017

Diseño, comida y territorio / Ponencia durante el 4 Encuentro Latinoamericano de Food Design / Ensenada / Baja California / México

La Economía Creatina unió lo que antes estaba aislado. Artesanía, diseño, gastronomía, música, cine y literatura están unidos por lo que tiene de común. Por su esencia. Son actividades del genio humano, capaces de crear historia y generar riqueza sin impactar su medio ambiente, fruto de la singularidad y diversidad cultural.
Cada una de esas expresiones genera productos y servicios que definen una cultura material con sus herramientas y artefactos. La diversidad y complejidad de esa oferta es restricta, por su vez, por los medios de producción y distribución disponibles. La expansión de la actividad productiva y el salto exponencial de la evolución tecnológica en los últimos 50 años provoco radicales cambios sociales. Lo que antes llevaba décadas en el mercado (o en los costumbres) paso a ser obsoleto en meses. Los cambios en la oferta de productos y servicios condicionan el comportamiento humano a nuevas pláticas y nuevas percepciones. Además de mutantes ahora también somos nuevos nómades.
Nuestra mirada se expande en la medida que se expanden las fronteras. Antes mirábamos solamente nuestra aldea. Después descubrimos otras culturas, cercanas o lejanas, con sus singularidades y diferencias. En ese momento los productos y servicios exógenos tenían sus atributos definidos por sus países de origen. Made in India, Made in China, no son lo mismo que Made in Francia o Made in USA. Los cigarrillos, desde que fuera americano, no importaba la marca.
Con la oferta satisfecha y los mercados saturados por la globalización los consumidores buscan las marcas que emprestan valor a sus productos. El precio pasa a representar un diferencial de calidad. Las marcas buscan sus nichos. Donde se produce un tenis Nike? Eso ya no importa.
El tercero movimiento empieza con el siglo XXI, donde los consumidores se identifican por tribus urbanas, por grupos de interés, por franja etaria. Esos grupos crean movimientos y demandas específicas, tanto de productos como de servicios y hasta de legislaciones especificas. Los celiacos, veganos, vegetarianos, diabéticos, judíos, representan la diversificación de la oferta de mercado. El último movimiento busca el lujo emocional. Satisfechas todas las necesidades y aspiraciones los victoriosos buscan la recompensa en la exclusividad. La singularidad está en la diferencia. Ya no importa la marca pero si, quien lo produjo y en qué condiciones. El “hecho a mano” es un valor añadido de los productos y servicios. Aún más se viene firmado. Con la comida pasa lo mismo. De un tipo de cocina genérico (italiana, francesa, japonesa…) pasamos a elegir los restaurantes (por su costo y beneficio). Evolucionamos rápidamente de una oferta culinaria restricta a pocos platos para una oferta planetaria de sabores disponible en foodtrucks y tiendas de fastfood´s. Hasta que, hoy por hoy, empezamos a elegir el Chef en el momento de buscar alimentación fúera del hogar.
Elegimos las cosas contestando mentalmente un abanico de requisitos. Incluso de orden estética. Satisfacción, sorpresa o encantamiento? El plato, el servicio, la decoración, todo cuenta. Así el diseño logro expandir sus fronteras de actuación a través de una mirada más especializada y puntual. En la alimentación se creó el concepto (o la especialidad) de Food Design.
Comprehendo que el Food Design no significa solamente crear nuevos productos mas sobretodo crear nuevas experiencias de fruición gastronómica. Pueden ser nuevos procesos, que resultan en nuevos productos, que por su vez cambian la percepción humana sobre el acto de comer. En algunos casos pueden ser nuevos modos de presentación de los productos gastronómicos que mejoran su desfrute, estimulan su consumo y/o agregan valor. En el acto de comer esta la esencia de la propia vida. De la leche materna hasta los productos industrializados existe una interface física que permite el ser humano llevar el alimento a su boca. De un biberón mas ergonómico hasta un empaque de larga vida existe un esfuerzo de mejorar el acto proveer de modo eficaz una alimentación placentera, sana y de calidad. En todos los casos existen siempre aspectos culturales a considerar. Y la cultura esta intrínsecamente relacionada con un determinado grupo humano, un tiempo y un lugar.
Eso nos lleva a pensar primero en el territorio, con sus características singulares, vocaciones, potencialidades y necesidades. Los productos del territorio (terroir) son parte de um conjunto de elementos de identidad cultural, que aportan sentido de pertenencia a los habitantes del lugar y refuerzan el auto estima de quien los produce. Buscar una sintonía entre la cultura del lugar con la presentación de los productos alimenticios y el ambiente donde eso ocurrirá es un reto para los arquitectos y diseñadores industriales. Ese esfuerzo empieza por la identificación de la matriz cultural e iconográfica del lugar, de los usos y costumbres de sus habitantes, de su historia, de sus aspiraciones presentes y visones de futuro.
Ejemplos del uso del diseño territorial que resultaran en proyectos de promovieron dos ciudades como destinos turísticos gastronómicos son Florianópolis en Brasil y Ensenada en Baja California. Esas dos ciudades tenían elementos de distinción poco percibidos o valorados en sus estrategias de promoción territorial siendo el principal de ellos la calidad y singularidad de su oferta gastronómica. Fue necesaria la mirada del diseño para hacer una puesta en valor de esa diferenciación cualitativa y el resultado fue la inserción de esas dos ciudades en la Red Mundial de las Ciudades Creativas de la UNESCO en la categoría Gastronomía. Uno de los retos de esa Red es compartir entre las ciudades los proyectos exitosos y que transiten entre dos o más sectores de la Economía Creativa.
Uno de esos proyectos es “Saberes y Sabores” desarrollado primeramente el Florianópolis en 2015 y en Puebla en 2016. La propuesta fue de rescatar y hacer una puesta en valor de los platos más tradicionales de la culinaria local a través de rediseño de su modo de presentación en los restaurantes utilizando la capacidad productiva local, en especial de los artesanos de cerámica, vidrio, metal y madera. El resultado sol vajillas que valorizan los platillos y crean una fruición placentera y memorable. Además incrementan la demanda por la artesanía local generando un ciclo virtuoso. La metodología de esos talleres puede así ser resumida: Primer un taller conceptual de un día de duración. Donde se busca relacionar los platos que componen una oferta diferenciada de la culinaria tradicional y contemporánea del territorio considerando los insumos y costumbres locales a partir de las memorias afectivas de los participantes; Una reflexión sobre los elementos más expresivos de la cultura material e iconografía regional (artesanías, arquitectura, cultos y celebraciones, fauna, flora, folclore, mitos y leyendas, paisaje, personajes) componen la matriz cultural del territorio definido. A partir de eses dos insumos es posible desarrollar nuevos conceptos sobre como presentar y servir una selección de platos de la gastronomía local. Actividad que se dará en un taller de una semana. La diversidad, calidad, experiencia y motivación de los participantes de ese taller de cocreación determina sus resultados. Artistas, artesanos, ceramistas, chefs, diseñadores, científicos. Cada uno aportando sus conocimientos y percepciones. Un trabajo voluntario para el bien de todos. El reto es lograr en cinco días conceptualizar y proponer un nuevo modo de preparar y/o presentar los platos más expresivos de la culinaria local, valorando su identidad y su singularidad. Estamos seguros que ese en un buen camino para se inaugurar un ciclo virtuoso y creativo para Ensenada y ejemplo para otras ciudades de México.

15 de outubro de 2016

memorias degustativas

Mis memorias gastronómicas remontan al tiempo de la fotografía en blanco y negro, donde solo se fotografiaba el pastel de cumpleaños. Los platos que mas recuerdos me traen se quedaran sin registros fotográficos. Se quedaran grabados en mi memoria por su poesía, singularidad, sorpresa, o por el momento. Así los recuerdo. Con humor, con metáforas visuales, con mensajes cifradas escritas para min mismo. Cada plato esta relacionado, en mi memoria, a una ciudad. Irremediablemente conectados emocionalmente.

8 de agosto de 2016

Un breve despedida

Mi relación con el Tecnológico de Monterrey se escribe por capítulos en mi historia personal. El primer capítulo comprende los últimos veinte y cinco años, en los cuales tuve la posibilidad de impartir curso, talleres y conferencias como invitado o líder académico en los Campus de Cuernavaca, Monterrey, DF, Toluca y Querétaro. El segundo capítulo se refiere a mi estancia como Profesor extranjero visitante en el Campus Puebla, donde logré implementar algunas experiencias pedagógicas pioneras relacionadas con la aproximación del diseño con otras disciplinas de la economía creativa, en especial a través del proyecto Saberes y Sabores de Puebla. Ese proyecto proporciono una aproximación con otras instituciones públicas y privadas abriendo nuevas posibilidades de cooperación e intercambio. Mucho tengo que agradecer a la dirección del TEC y a mis compañeros de trabajo por todo el estímulo y apoyo que brindaran. Fue un capitulo corto, de apenas 12 meses, mas cuya intensidad y lecciones aprendidas repercutirá por toda mi vida. El tercero capitulo aún esta por ser escrito en un futuro cercano, si posible a través de nuevos proyectos que involucran los segmentos el diseño con los otros segmentos de la economía creativa buscando abrir para los estudiantes e investigadores nuevas oportunidades. De esas experiencias llevo conmigo los mejores recuerdos y la amistad de muchos que intentaré preservar con cariño y retribución.

22 de junho de 2016

10 puntos para reflexión y discusión

1. Los alumnos que ingresan hoy en la universidad entrarán en el mercado alrededor del año de 2020, en su mayoría con una visión del diseño de los años 70’.
2. La enseñanza del diseño basada en las especialidades clásicas (industrial, grafico, interiores y moda) ya no encuentra resonancia en la realidad del mercado de trabajo.
3. Enseñar proyecto por quien nunca proyectó es un equívoco pedagógico y un desvío ético.
4. Las reales y más urgentes demandas de la sociedad no seducen ni a los alumnos, ni a la mayoría de los profesores de diseño, que prefieren soñar con una realidad que no existe en los países de Latinoamérica.
5. El paradigma de las universidades de actuar en en el trinomio enseñanza, investigación y extensión no es practicado por casi ninguna de las instituciones que enseñan diseño.
6. El mejor modo de evaluar una escuela de diseño es a través del trabajo de sus alumnos.
7. El diseño no se enseña, se aprende en la práctica. El diseño desconectado de una teoría que lo justifique no es diseño.
8. La única cosa que define la especialidad de un diseñador son los procesos de producción que dominan, pues los fundamentos y las metodologías son las mismas.
9. La cultura es el insumo fundamental para la enseñanza y la práctica del diseño.
10. La asimetría entre oferta y demanda de diseño, culpa de una enseñanza desconectada de la realidad, es un caos social.

1 de abril de 2016

Educar para el diseño

Educar no es enseñar. Educar es moldear un espíritu, abrir nuevas cajas en la mente, apuntar otras direcciones. Educar aún los modos de expresión, verbal, gráfica, digital, tridimensional. Eso exige disciplina, rigor, práctica diaria. Enseñar tiene más relación en el cómo hacer, en dominar los procesos, en trasmitir información. Educación tiene más relación con él porque hacer, en comprender causas y consecuencias de cada proceso. Pienso que los mejores diseñadores que conocí tenían tres características fundamentales: una actitud positiva frente la vida, auto estima elevada y vasta cultura. Cuanto mayor o espectro cultural que uno domina, más responsabilidad tiene sobre su propia cultura. Logran impregnar sus proyectos con un DNA propio y territorial. Parafraseando Tolstoi, para ser universal mejor sea primero conocido en su aldea. Esos elementos de distinción intento estimular en los alumnos, haciendo con que hagan una clavada dentro de sí mismos. Busquen rescatar en su historia personal los elementos de identificación cultural, que solo uno posee. Una buena escuela debería enseñar la importancia de tener una comprensión y una compasión por su entorno. Eso vale principalmente para el diseño. Antes del sueño ególatra de pasar a la posterioridad como responsable por el origen de ciertos objetos, los diseñadores podrían pensar en el bien estar de todos.

29 de fevereiro de 2016

Reflexiones sobre la docencia

En los primeros seis meses que pase en el Tecnológico de Monterrey, considerada una de las mejores universidades de Latinoamérica, 31ª en el mundo en la enseñanza del diseño, confirman la sospecha que ya tenía y comparto con ustedes. Ser profesor nos es ser un transmisor de conocimientos. La tarea de un buen profesor es ser un decodificador de contenidos, provocando el cuestionamiento, aportando una visión adquirida en la experiencia, motivando los alumnos para la investigación y el descubrimiento. Inspirando a través del ejemplo.
La experiencia no es determinada por la edad. Es fruto de una vivencia intensa, del enfrentamiento con otras realidades, del convivio con personas excepcionales, de las derrotas, equivocaciones, errores y logros.
Para adquirir conocimientos indispensables en la formación de un diseñador el google aporta la información necesaria, en tiempo real, plural y filtrado. Resta preguntar si es un buen filtro. Para eso solamente la experiencia puede ayudar, pues no se trata de verificación de la autenticidad de la fuente, más bien se trata de confirmar la veracidad de la información.
La solución de problemas, de cualquier naturaleza, que es lo mismo que inteligencia, necesita del conocimiento para actuar. El conocimiento es el resultado de la aplicación de las informaciones adquiridas, que a su vez son el fruto del análisis y comparación de datos actuales y confiables, que están en constante cambio. Por esa razón los alumnos son capaces de detener mucho más información que sus maestros. Pero cabe a los maestros interpretar y dar sentido a estas informaciones.
Los profesores que no logran dar una clase sin usar un “power point” necesitan revisar sus conceptos. La tarea más importante de un profesor es apuntar caminos. Localizar en el espacio y tiempo las exigencias de nuestra intervención, como seres capaces de mudar el mundo, por lo menos en su alrededor.
Ser profesor, es aún descubrir y revelar talentos, rescatar a los indecisos, cuestionar conceptos, provocar la reflexión, inducir nuevas prácticas culturales, sociales y ecológicamente responsables.
He confirmado, en ese periodo como profesor extranjero invitado del TEC, que es imposible agradar a todos. Cuando escuchas solamente aplausos no estas cambiando nada. Cuando empiezas a sacar las personas de su zona de confort aparece la crítica. Los cambios más profundos solo algunos logran verlos con el paso del tiempo, la distancia… y con el madurar del alma.
Frente al temor del desagrado me acuerdo de la letra de una música de Gilberto Gil que decía: …”unos vinieron para amarme, otros para odiarme y otro simplemente para dormir un rato”. Intentar agradar a todos es lo mejor modo de fracasar.
Carisma es una cualidad, no un atributo del profesor. Puede y debe ser ejercitado con tolerancia, apertura, accesibilidad y sensibilidad. En una clase, para que la comunicación sea efectiva, es fundamental que cada persona tenga su tiempo para hablar, mientras los demás escuchan. El control del tiempo atribuido a cada una de esas intervenciones es tarea del profesor, mediante la autoridad que le conceden los alumnos.
Ser profesor implica proponer desafíos, sobre todo aquel capaz de ampliar la frontera del conocido, hacer que una clase aburrida se transforme en un espacio de aprendizaje placentero y con sentido. Diseñar nuevas realidades, que tengan la capacidad de modificar comportamientos para un bien común es mi filosofía de trabajo.
Ya por último la motivación para ejercer la docencia debería ser, para todos, el deseo de dejar una huella en el corazón y mente de sus alumnos, contribuyendo para hacer de ellos personas memorables. Y mi sueño es que logren ser no solamente buenos, sino los mejores diseñadores del país.
Puebla. invierno de 2016

1 de dezembro de 2015

Laboratorio de Innovación Cultural de Puebla

El avance científico y tecnológico ocurrido en la última mitad del siglo XX demostró ser la transversalidad el nuevo paradigma, estableciendo nuevas relaciones de intercambio y cooperación entre individuos e instituciones, sobretodo en el desarrollo de proyectos de gran complejidad. La decodificación del genoma humano o el desarrollo de los softwares de código abierto son fruto de la cooperación multidisciplinar de expertos, que mismo distanciados físicamente, pero conectados de modo virtual, aportaran conocimientos complementarios para alcanzar la innovación radical.
Empresas que captaran ese “espíritu del tiempo” lograran un salto exponencial en sus posiciones mercadológicas. Un buen ejemplo es la Apple. Steve Jobs afirmó que gracias al curso que tomo sobre caligrafía percibió la relevancia de los aspectos cognitivos en el uso y manoseo de un producto, haciendo la diferencia entre su computadora personal de los demás competidores y con eso estableciendo un nuevo estandarte para la calidad percibida por los usuarios. Google, la más poderosa herramienta de búsqueda creada por el hombre, logra sus resultados por su capacidad de cruzar informaciones dando-les un sentido común, utilizando criterios de relevancia, frecuencia y confiabilidad.
Todos los avances económicos y sociales basados en tecnologías disruptivas tuvieran fuerte impacto cultural provocando cambios profundos en el comportamiento humano. Esas nuevas tecnologías portadoras de futuro, fruto de conocimientos cruzados permeando inúmeras disciplinas científicas y tecnológicas, se olvidaran muchas veces de hacer proyecciones y prospecciones para evitar o minimizar sus posibles impactos negativos, sea sobre el medio ambiente, sea sobre la sociedad. Toda innovación tecnológica implica en un cambio cultural por el hecho de crear nuevos deseos y necesidades. Consecuentemente nuevas realidades.
La transversalidad es un nuevo reto para la enseñanza académica basada mucho más en la comprensión de fenómenos que en la verticalidad de los contenidos. Una enseñanza sintonizada con su lugar y su tiempo en la historia, su medio y sociedad, diferenciada por los aportes culturales, los conocimientos cruzados, la visión holística, las condicionantes éticas. Formando no solamente individuos capacitados para los nuevos desafíos más aún, ciudadanos responsables y visionarios. ¿No es ese uno de los retos del TEC 21?
Esa visión holística, integradora, transversal es, sin embargo, la esencia del diseño que, hoy por hoy, más que una disciplina es una actitud. El diseño, por no ser una ciencia, se posiciona como un modo de mediación entre saberes complementarios en la búsqueda de soluciones para problemas de interese común. Un diseño comprometido y responsable debe estar apoyado en la trípode: enseñanza, investigación, extensión. Investiga-se, apropia-se y aplica-se.
Objetivo Estructurar un programa transdisciplinar de capacitación, investigación y extensión académica, en el Sistema Tecnológico de Monterrey, propiciando el desarrollo proyectos de promuevan cambios positivos de comportamiento en la sociedad, valoricen la cultura regional y la promoción social. La propuesta consiste en desarrollar proyectos colectivamente para el bien común de la sociedad, generadores de nuevos y saludables comportamientos.
El modus operandi de un Laboratorio de Innovación Cultural
Ofertado como una disciplina optativa semestral el Laboratorio está abierto a alumnos inscritos en cualquiera carrera además de reservar una parcela del upo para egresados de la universidad, posibilitando así una re-oxigenación del ambiente académico a través del aporte de experiencias vivenciadas en el mundo real.
Espera-se con eses grupos multidisciplinarios un enfoque más amplio de los problemas y soluciones menos usuales en la forma de productos o servicios, diseminado nuevas prácticas, socialmente mejores, culturalmente relacionadas, económicamente viables y ecológicamente responsables. En su esencia el Laboratorio es un espacio de experimentaciones, plural, abierto a contribución de externa. Un espacio de encuentros, de formación de redes, de intercambio de conocimientos, de percepción de similitudes y diferencias, actuando de modo cooperativo buscando soluciones para el bien común.
El Laboratorio de Innovación Cultural deberá actuar principalmente en las cuestiones intangibles, uniendo memoria e identidad, oportunidades presentes y senarios futuros. Parte del territorio donde está ubicado y de sus singularidades como fuente de recursos materiales y culturales que permiten diferenciar productos y servicios en un mercado globalizado.
La filosofía de trabajo
Los productos desarrollados en el Laboratorio de Innovación Cultural no serían patentados o con derechos de propiedad demandados pues fueran hechos por muchos y para todos. Seria aplicada la lógica del “commons design” desapareciendo el diseño autoral dando lugar al diseño colectivo, direccionado no a crear deseos y si a cambiar comportamientos.
Estrategia de implementación
Ofertado a partir del primero semestre de 2016 en el Campus Puebla, el Laboratorio de Innovación Cultural tendrá un coordinador y “tutores” invitados de las áreas de conocimiento más requeridas para cada proyecto. En cada semestre un tema de proyecto sería propuesto involucrando problemas relacionados a dos o más áreas de la Economía Creativa y/o de importancia estratégica para la región. El LabinPuebla funcionara en carácter experimental como dos o tres disciplinas obligatorias para alumnos de diseño y opcional para los demás estudiantes del TEC

13 de outubro de 2015

Decalogo imperfecto para un diseñador

1º Estudia, investigue y sea feliz haciéndolo. Antes de empezar un trabajo, cualquiera que sea, haga tantas preguntas cuantas sean necesarias para comprehender el problema en todas sus dimensiones. Cada nuevo proyecto es un nuevo problema que necesita ser comprendido, investigado y resuelto. El final de un proyecto de diseño debe ser algo que hasta ahora no existía. Un resultado que sorprenda y emocione. No te preocupes por lo que hicieron los otros diseñadores. Preocúpate por lo que dejaran de hacer.
2 º. Expanda su repertorio. Viaje, mucho, y siempre para aprender y no para comparar. En cada viaje haga una inmersión en la cultura local, saboreando su gastronomía, escuchando su música, conociendo sus costumbres y tradiciones. Cuanto más grande sea su visión del mundo mayor capacidad creativa tendrás, ya que los diseñadores son, sobre todo, decodificadores de repertorios culturales. Viajando te enfrentas a otras identidades que te permiten reconocer y valorar tu propia identidad y tu singularidad.
3 º. Piensa en grande y mire lejos. Si usted piensa que no puede ser el mejor en lo que optó por hacer, cambia de trabajo o de profesión. El éxito depende de dos factores: talento y autoestima. Ambos pueden ser estimulados y desarrollados con disciplina y perseverancia.
4 º. Cree en tu capacidad / Invierte en la espiral de la calidad: El compromiso de hacer siempre lo mejor, que traerá buenos resultados, que trae más satisfacción para generar un nuevo compromiso de volver hacer otra vez mejor, que va traer otra vez mas satisfacción y generar el compromiso de hacer siempre mejor, y así creando una espiral virtuosa.
5 º. Escape de la rutina. Elija nuevos caminos, aunque sean más largos, para descubrir cosas nuevas. Haz que cada día sea diferente. Explora ideas opuestas. No siga la manada, ni nade contra corriente. Haga su propio camino. Y así, cada nuevo reto más creativo te volverá.
6. Ten coraje. Sueñe. Intente. Experimente. Haz que suceda. Los errores son parte del proceso. El éxito también. Salga de tu zona de conforto. Como diseñador escape de las soluciones fáciles, salga del camino de medio, que es el camino de la mediocridad.
7 º. No trate de complacer a todos. No existe unanimidad. Tenga siempre un foco. Escuche lo que la gente piensa y desea. Cada público, cada grupo social, cada tribu urbana tiene sus propios códigos, gustos y necesidades. Trate de entender las. Un producto siempre tiene un vínculo cultural, o de origen o de destino.
8 º. Sea una persona con visón política. El futuro es fruto de las elecciones que hacemos hoy. Cada vez que diseñamos alguna cosa estamos de cierto modo haciendo una afirmación sobre el futuro que queremos. Siempre sepa a servicio de quien o de que está colocando su talento.
9 º. Sea inconformista. Piense que todo es mejorable. Si las tecnologías evolucionan nuestra condición humana y calidad de vida también debe evolucionar a la misma velocidad.
10 º. Sea ético. Simplemente no haga lo que sabes que está mal. Sí tienes dudas: http://www.icsid.org/resources/professional_practice/articles1165.htm Nunca es demasiado tarde para aprender un poco más. Haga girar la rueda de nuevo.
Articulo publicado en la Revista ProyectoDiseño de Colómbia - 2012

5 de outubro de 2015

Apuntes para una reflexión compartida

1. Puebla una nueva caminada. Los muchos caminos que se bifurcan.
2. La capacidad humana de planear y crear futuros posibles y deseables. Futuro es el final de cada uno de los múltiples caminos y posibilidades.
3. El pasado. Investigar el pasado y comprender los hechos en las circunstancias en que ocurrieron.
4. El presente. Cambios tecnológicos, de paradigmas, de visiones del mundo y de comportamientos.
5. La Enseñanza. Obsoleta en una generación. Nuevas tecnologías cambian la percepción del mundo y de su complejidad. Acceso a cualquier tipo de información, sin conocer la veracidad de los contenidos.
6. El profesor. De transmisor de conocimientos para decodificador de contenidos. El proceso de aprendizaje ocurre cuando se conecta con la realidad.
7. Capacitar profesionales para un mercado de menos empleo y más oportunidades de trabajo. De apenas creadores para creadores / emprendedores, capaces de producir y comercializar sus propios productos.
8. Un nuevo paradigma: La integración y la transversalidad.
9. Aceleración del tiempo. Trabajo cooperativo: desde el desarrollo de softwares de código abierto hasta la decodificación del genoma humano. 80% de los productos con los que vamos a ser dependientes aún no fueron inventados.
10. Poder de cambio del diseño. Diseñar es una actitud.
11. Diseño = Design. Design = proyecto. Proyecto = construir el futuro. futuro posible, probable y deseable. El futuro como construcción colectiva.
12. Visión política. Un compromiso con el modelo de sociedad que se aspira tener. Ya somos lo que nos gustaría ser! Tenemos mucho más que la mayoría de las personas en el planeta: tenemos acceso a la educación, vivienda, salud, libertad, democracia, conectividad... Esto es lujo emocional. Preservar para no perder. Ser agente activo en la sociedad.
13. El narcisismo y los compromisos (culturales, sociales, ambientales). El diseñador-autor Un gran ego y un enorme talento y una , gran libertad o capacidad productiva.
14. Productos clase mundial x consumo local. Once civilizaciones cohabitan el planeta con sus propias creencias, actitudes y valores antagónicos.
15. Pensar globalmente y actuar localmente. Paradigma de una era caracterizada por bienes simbólicos, satisfacendo necesidades locales.
16. El desafio para los diseñadores Mexicanos Buscar los nichos. Evitar el camino del médio que és el camino de la mediocridad.
17. Nuevos consumidores. Marcas o productos con historias detrás. Ya foran experimentados y se quedaran en la memoria. valor emocional más que su utilidad.
18. "Design thinking" la novena inteligência. La capacidad de resolver problemas en la interface del hombre con su universo material. Aportando resultados creativos y sorprendentes, surgidos a partir de lógica nebulosa e intuitiva.
19. Los territorios poco explorados. Las demandas de las PYMEs, la producción artesanal y los productos regionales. Nichos de mercado no satisfechos. El diseño en las empresas de servicios.
20. La propuesta Los Laboratorios de Innovación Cultural. Pensar primero el territorio con sus necesidades y singularidades. Crear bienes simbólicos apoyados en la cultura local. Cambiar comportamientos más que crear deseos.
MDI. Eduardo Barroso / Brasil HPZ 07/10/15

7 de setembro de 2015

Trinta dias em Puebla

A experiência como professor visitante, em uma das melhores universidades da América latina, serve a vários propósitos, dentre eles a autodeterminação de completar uma trajetória como designer, exercendo a docência em tempo integral e não de modo episódico como já havia experimentado no passado.
Isso exigiu uma reprogramação cerebral, aceitando rotinas disciplinadas, encargos e horários, normas e procedimentos, revisando conceitos, métodos, técnicas e ferramentas, muitas delas apreendidas no exercício da profissão e não no estudo sistemático de conteúdos acadêmicas. Confirmo minhas suspeitas que meu aprendizado se deu de modo empírico, porém assertivo e convergente com as melhores práticas, que foram documentadas ao longo das últimas décadas, com a vantagem de poder agora coteja-las com exemplos reais fruto de experiências pessoais ricas e exitosas.
Assumo o papel de ser um agente de mudança e não de um transmissor de conhecimentos junto com o desafio de propor um modo diferenciado de praticar à docência no design, buscando através do exemplo pessoal transmitir valores e compromissos na construção de um futuro possível e desejado, onde a consciência cidadã prevaleça sobre os anseios individuais, respeitando e valorizando as diferenças culturais e buscando, mais que soluções a problemas, mudanças comportamentais que os evitem.
O contato diário com os estudantes e professores aprofunda minha visão de um pais complexo, desigual, culturalmente rico, extraordinariamente diverso, com hábitos e costumes singulares difíceis de serem compreendidos em uma análise apressada e simplória de um turista. E necessário viver o dia a dia como cidadão regular, experimentando seus direitos e deveres, absorvendo sua cultura única, enfrentando os problemas do cotidiano, infiltrando-se em seu tecido social, para se ter uma noção do potencial existente enquanto nação e das possibilidades presentes.
Percebo um nacionalismo exacerbado, talvez pela proximidade do dia pátrio, diferente daquele verificado em outros países que conheci. Hábitos e costumes, já extintos na cultura brasileira, aqui ganham contornos fantásticos, como as festas de quinze anos, casamentos, primeira comunhão, festas religiosas e principalmente o dia de finados. Essas celebrações fazem parte da alma Mexicana, como o futebol e o carnaval da alma Brasileira.
As maiores diferenças culturais ocorrem na gastronomia, seja pela diversidade de pratos típicos e seus ingredientes, seja pela forma de preparação e consumo, muitas delas sem os cuidados higiênicos com os quais estamos acostumados. Come-se em todos os lugares, principalmente nas ruas, com as mãos, justificando de certo modo a frequente indisposição intestinal dos turistas desprovidos dos anticorpos específicos. Cordiais, divertidos, hospitaleiros, bem-humorados, os Mexicanos se transformam atrás do volante de um carro, tornando-se agressivos, impacientes e temerários. A ostentação ou a necessidade de afirmação social se traduz na maciça presença de camionetes e veículos para uso rural nas cidades, impondo com sua presença a preferência no transito.
Um país que conta com 700 vulcões e terremotos quase diários parece ter perdido a dimensão do perigo. Convive-se com a corrupção, a burocracia, a violência, a desigualdade social, como se fossem problemas insolúveis, cada um buscando sua própria zona de conforto e de segurança. Essa aceitação passiva de uma realidade que pode, e deve, ser alterada tem sido o centro de minhas reflexões. A distância crítica me permite apontar problemas que o convívio diário das pessoas já não permite perceber sua importância e dimensão.
A amplitude térmica, com diferenças de 20 graus entre a noite e o meio dia, nos obriga a trocar de roupas e de hábitos. Uma nova morada, permanente e provisória ao mesmo tempo, obriga a fazer escolhas entre o efêmero e o durável. Uma nova língua, parecida e diferente do português, leva a confusões semânticas e interpretações equivocadas. Velhos e novos amigos, em um ambiente diferente daquele com que estávamos habituados nos permite mudar nossa percepção e postura, buscando assim corrigir falhas e defeitos e a possibilidade de sermos melhores.
Tudo isso tem feito valer a pena a decisão de morar aqui durante um ano.

7 de julho de 2015

Oficina Criativa Design,gastronomia e artesanato - Coclusões da segunda parte do projeto

Terminou na noite do dia 06 de julho de 2015, com um inesquecível jantar oferecido pelo Chef Narbal Correa, a segunda parte do projeto “Saberes e Sabores de Santa Catarina”. Durante a parte da tarde, no auditório do Centro de Artes da UDESC aberto à comunidade, foram apresentados os resultados da Oficina Criativa Design + Gastronomia + Artesanato. Durante seis dias, uma equipe de 12 designers convidados trabalhando conjuntamente com 40 profissionais e artesãos locais, desenvolveu uma coleção de cerâmicas refratárias para serem utilizadas na apresentação dos 12 pratos da culinária mais expressiva de santa Catarina.
As atividades foram desenvolvidas no Núcleo de Inovação Cultural do CEART /UDESC através de uma articulação com a Associação FloripAmanhã e o patrocínio e/ou apoio de uma dezena de instituições públicas e privadas, em especial o SEBRAE e a ABRASEL. A cooperação com a Cidade de Ensenada, no México e Hondarribia, na Espanha, atuando em tempo real sobre a mesma problemática, definiu o modo e a filosofia de trabalho dessa Oficina, baseada no conceito de commons. Aquilo que é desenvolvido por muitos, para o bem de todos.
A metodologia adotada, semelhante ao INTERDESIGN criado pelo ICSID e trazido ao Brasil pelo LBDI em 1993 e depois disseminada em todo o continente, é baseada na cooperação entre designers com distância critica e emocional dos problemas da cidade, aportando uma visão cosmopolita do design, atuando em conjunto com pessoas locais comprometidas com a cultura as tradições e os costumes locais. Para colaborar neste desafio aceitaram nosso convite para virem à Florianópolis designers do México, de Barcelona, Berlim, Buenos Aires e Paris.
Convidamos antigos colaboradores, amigos entre si, empático, experientes, criativos e voluntários. Em um clima de fraternidade e de troca de saberes, entre designers, ceramistas e artesãs locais, propusemos o desafio de criar um modo de apresentar os pratos da culinária mais expressiva de Florianópolis de forma atraente, inovadora, factível, viável e desejável.
Os resultados dessa Oficina Criativa são peças concebidas com o objetivo de valorizar as tradições artesanais e os saberes ancestrais numa alusão à união entre sabor e arte. Produtos surpreendentes e acolhedores, agregando valor e pondo em destaque a culinária mais expressiva do Estado. Peças úteis e belas, em perfeita harmonia com a comida que transportam, da cozinha para a mesa, propondo um pacto pela qualidade da gastronomia como valor cultural.
“Saberes e sabores” é uma marca, cujo direito de uso será definido por critérios estabelecidos por um grupo de especialistas. Dentre as exigências, a obrigatoriedade dos restaurantes ofertarem uma quantidade mínima dos pratos da Culinária local, respeitando o modo de produção e de apresentação que foi concebida.
O próximo passo é realizar uma produção piloto que será apresentada na FENAOSTRA no mês de setembro para que sejam realizadas as primeiras encomendas.

26 de junho de 2015

Uma viagem ao país Basco

Convidado pela Universidade do País Basco para fazer uma palestra durante os Cursos de Verão, sobre a experiência de Florianópolis ter se transformado em Cidade UNESCO da Gastronomia, estive durante poucos dias viajando por três cidades: Hondarribia, San Sebastian e Bilbao, fronteira da Espanha com a França. Nas duas últimas cidades já tinha passado por elas e dormido uma noite, em 1974 e 1986 respectivamente. Por isso tinha uma imagem já formada em minha memória. À bem da verdade, não eram boas lembranças. Foram tempos difíceis para os que viviam nesta região principalmente por conta do movimento separatistas e a decadência da indústria pesada, força produtiva local. Em minha memória apenas imagens desbotadas, e poucas fotos, de uma cidade fria, úmida e cinza, sem maiores atrativos e fumaça de gás lacrimogêneo no ar.
Talvez por isso a impacto e a surpresa que tive desta vez tenham sido tão grandes. Descobri uma região superlativa, em todos os sentidos, começando pela gastronomia. Os “pintxos” versão basca das “tapas” espanholas. Comi verdadeiras obras de arte culinária, que poderia qualificar como alta gastronomia, não fosse à origem familiar das receitas. Comida criativa, acessível a todos, reinventadas em cada balcão, de cada bar.
Para combinar com estes desafios gastronômicos os bascos tem a sorte de serem os únicos a disporem da uva Txacolina e dela fazerem um vinho branco, ligeiramente carbonatado, equilibrado em sua acidez, fresco e floral. Perfeito pata beber com os pintxos.
Hondarribia é candidata a entrar a para a Rede Mundial das Cidades Criativas da UNESCO. Acho que por isso o convite para conhecer a cidade, visando estabelecer possíveis parcerias com Florianópolis. Não fosse pelo fato de ser uma cidade com menos de cem mil habitantes, limite mínimo estabelecido pela UNESCO para acesso à rede, não tenho nenhuma dúvida que esse título Hondarribia conseguirá. A simples existência das muitas “Sociedades Gastronômicas”, onde tive o prazer de almoçar em uma delas, já justificaria esse reconhecimento. Espaços de confraternização exclusivamente masculina no passado se abriram para as mulheres dos sócios e visitantes, em uma clima alegre e coletivo.
Mar e montanha produzem Insumos exclusivos que somados a qualidade das pessoas já permitiu a conquista de uma estrela no Guia Michelin. O Restaurante Alameda e o Hotel Parador são monumentos de refinamento, e de uma qualidade, que infelizmente ainda não possuímos em Florianópolis.
Por detrás do esforço de colocar a Cidade de Hondarribia no mapa mundial do bom gosto está a Fundação Plaza Arma. Uma instituição de fins lucrativos, apoiada pela prefeitura, que faz às vezes de secretaria de Patrimônio e turismo da Cidade. Possui um espaço pequeno, mas extraordinariamente bem projetado e gerenciado, na praça principal, que nos dá lições de como receber turistas. Em dois dias percorri a cidade de um lado ao outro, inclusive atravessando o Rio que a separa da França, para poder vê-la com o olhar de quem chega pelo mar.
A harmonia do conjunto arquitetônico, no centro histórico, ou no singular bairro dos pescadores, com suas paredes brancas em casas de três andares, portas e janelas azuis, verdes ou vermelhas, de acordo com as sobras de tintas das pinturas dos barcos, transforma-se em um inevitável motivo para produzir fotos de cartão postal.
Em San Sebastian passei a maior parte do tempo, em convivência com grandes mestres da gastronomia em um simpático evento, no Palácio Miramar. Ponto dominante na vista da cidade, foi à morada do Rei da Espanha em sua infância. Nesse evento tive oportunidade de conhecer e conversar longamente com Milagros Del Corral, responsável pela criação da Rede Mundial das Cidades Criativas quando era subdiretora de Cultura da UNESCO. Foi depois diretora da Biblioteca Nacional em Paris e atualmente é romancista. Conhecer a gênese de um processo, pela boca de seu criador é um privilégio.
Fiquei maravilhado com o Centro da Culinária Basca. Um dos mais importantes locais de formação em Gastronomia da Europa. Assim como, com o por de sol, na varanda do Hotel de Londres Y Inglaterra. Imagem gravada no meu Iphone.
Mas nada se supera a surpresa que tive com a Bilbao de agora. Aquela cidade cinza e amedrontadora não existe mais. No seu lugar, uma revolução urbanística, fez surgir uma cidade amigável, desenvolvida, criativa. As sucessivas administrações desde 1984 não se deixaram amedrontar por custos e queixas e contrataram os maiores arquitetos do planeta, para produzirem obras icônicas dessa nova Era, sendo o Museu Guggenheinn o mais expressivo deles. Nesse link podem ver um pequeno vídeo e vão entender o que estou dizendo. https://www.youtube.com/watch?v=cRYlt5uPIfI
Uma das melhores coisas dessa viagem foi conhecer dois grandes personagens: Angel e Josean. Duas figuras humanas da maior qualidade. Cicerones incansáveis, de alto astral. Com eles discutimos inúmeras possibilidades de cooperação e intercambio. A hospitalidade e preocupações de Miren e Alazne para que tudo desse certo, de um profissionalismo impecável e a companhia de Zena Prado Becker, sempre disposta, interessada e participativa tornaram essa viagem em uma Missão Técnica cujos resultados repercutirão em futuro imediato.
Por último visitei o antigo Centro de Design DZ, que já não existe mais, e que teve uma participação importante na historia do LBDI. Novos tempos, novos atores, e a gente fazendo como sempre, coisas muito parecidas. Dizem que isso se chama Sincronicidade.

4 de junho de 2015

Oficina Criativa Design + Gastronomia + Artesanato

Conceito norteador dos projetos
A proposta é promover o entrelaçamento de três atividades da economia criativa. O design intervindo na gastronomia, gerando trabalho e estimulando a demanda de produtos e utensílios artesanais, que produzidos localmente internalizam renda na comunidade.
Como cada alimento tem uma história, uma origem, e uma forma de preparo que pode mudar de uma região para outra, entender essas diferenças e, em suas singularidades, descobrir o repertorio emocional das pessoas, e deles extrair valor, é o desafio proposto. Não se trata da tendência defendida pelo movimento do “Food Design” onde é a experiência no ato de comer é o foco de sua preocupação. Nem tampouco projetar embalagens de produtos alimentícios, conm cara do lugar, ou ainda, intervir na própria forma dos alimentos, como desafio artístico.
O que buscamos será unir os saberes tradicionais das cozinhas com aquele presente nas oficinas artesanais. O sabor de uma soma de saberes, que toca não somente o palato, mas a alma das pessoas.
Cada prato da culinária remetendo a um determinado tipo de sensação e prazer. A uma lembrança, no tempo e no espaço. Cada prato com uma uma linguagem formal e simbólica, que o distinguiam e o coloquem em valor. Dotado de estímulos táteis e visuais capazes de provocar um maior entendimento do valor da experiência presente no ato de alimentar, não somente o corpo, mas também o espírito. Com saúde, prazer, cultura e emoção.
Resultados esperados Novas coleções de produtos relacionados com os principais pratos da culinária de Santa Catarina, tais como: travessas, vasilhames, utensílios e complementos de mesa, na forma de coleções, cuja produção seja preferencialmente local e sua adoção pelos restaurantes comprometidos com o projeto “Florianópolis – Cidade UNESCO da Gastronomia”.
Dotar os pratos de uma referencia simbólica, relacionada com a história ou a cultura do lugar, ampliando a percepção de seu valor. O que se espera são artefatos que proponham uma solução relacionada com sua cultura de origem, estimulando a preservação de hábitos e tradições, porém aberta ao novo, as experimentações que enriquecem e ampliam o repertorio cultural.